Te pido 7 minutos para ayudar a construir un mundo mejor

Te pido 7 minutos para ayudar a construir un mundo mejor

Hace un par de años, me decidí a colaborar con Médicos Sin Fronteras (MSF) con un pequeño donativo mensual: 10€ mensuales con los que yo no puedo hacer gran cosa, pero que a MSF le sirven para ayudar a personas que sufren las penurias de la guerra, el hambre y la enfermedad.

Las personas que trabajan en Médicos Sin Fronteras mejoran y salvan vidas con el dinero que aportamos los socios. Su trabajo contribuye a crear un mundo mejor y alivia el sufrimiento de muchas personas que viven en situaciones extremas. Prueba de ello es el papel protagonista que han tenido este año en el control de la epidemia de ébola que tantas vidas ha desgarrado en África.

Justo hoy he recibido un email de MSF con un vídeo que quiero que veas, un vídeo que me ha impulsado a escribir estas líneas. De hecho, de los siete minutos que te pedía en el título de este artículo, cuatro son para que puedas ver el vídeo; y los otros tres, para que te plantees colaborar con esta organización con un donativo puntual o uno periódico. Dentro vídeo:

No somos seres aislados

Aquí suelo escribir sobre maneras de tomar conciencia de nuestra esfera subjetiva a través de la introspección, la meditación y la reflexión. Sin embargo, estoy convencido de que nuestra toma de conciencia no solo debe dirigirse hacia dentro de uno mismo: también debemos cultivar nuestra conciencia social y practicar la solidaridad.

Aunque la mayoría del tiempo nos percibamos como individuos aislados, en realidad, estamos interconectados con el resto de personas del planeta. Personalmente, creo que debemos cuidar unos de otros; incluso cuando se trata de personas que nunca hemos visto, que están lejos de nuestros países y que nunca llegaremos a conocer.

Sumemos granitos de arena

Hace un par de años me hice socio de Médicos Sin Fronteras (MSF) para ayudar a construir un mundo mejor. Este vídeo me demuestra que fue una buena decisión. Imagen: © Matthias Steinbach
© Matthias Steinbach | Fuente: msf.es

Marcharse de cooperante es un compromiso muy grande que la mayoría de nosotros nunca tomaremos. Pero eso no significa que no podamos poner nuestro granito de arena para hacer de este un mundo mejor.

Y una buena manera de juntar granos de arena para formar montañas es hacer donaciones para proyectos como los de MSF.

¿Qué dices? ¿Te animas a colaborar con Médicos Sin Fronteras?

Si te ha gustado este texto, por favor, compártelo.